Reciben en cantona la esperanza de una nueva era cósmica, la primavera y la luz

Cantona 1Eran las 5:12 horas cuando el saludo Ometéotl dio lugar al inicio de la caminata hacia la plaza principal de la ciudad prehispánica de Cantona, de los representantes de 52 culturas ancestrales del mundo para recibir el sol en el día más corto del año, el equinoccio de invierno, en una singular fecha que sólo se repite cada 25 mil 920 años cuando los astros se alinean de tal forma que marcan el inicio de una nueva Era Cósmica: la Primavera Cósmica que alumbrará la Tierra por un largo periodo de luz.La abuela Tonalmin, Águila Real, Huitzillin Colibrí, Joseph Jr. Watatie (Canadá), Martha Lucía (Colombia), Zhao Chang Fu, Agustín González (Chile), Beatrice Fornalik (Polonia), Roberto Carlos Valles Cordero (España); Diana Poteralska-Tyznik, Elzbieta Maria Smolenzka y Alicia Bednarazka-Cwiek s de Polonia; Luis Carrillo Jimenez, Janeth Carmona Nuñez, José Luis Legaspi Balderas; Aniko Cerjer (Hungría), Enrique Pelayo “Acamapixtli; Max Weber (Canadá), Ricardo Galindo “Ozelotl” y otros velaron toda la noche, escuchando la palabra de los abuelos, quienes recordaron que la ambición de los hombres ha destruido al hombre mismo y a la Madre Tierra por su deseo de poder económico.

Tania y Sonia superaron un contratiempo de Aeroméxico en Santiago de Chile para poder conectar su vuelo hacia México y llegaron con más de 12 horas de retraso, pero justo para el inicio de la ceremonia principal del II Encuentro Internacional de Sabiduría Ancestral Fuego Nuevo. Lo mismo que Sonia del Estado de México y su pequeña Yacuni de 2 años, quienes se perdieron entre las carreteras y el desconocimiento de la gente por Cantona y Alejandro Cárdenas que pasó por los mismos problemas desde su salida de la capital de Morelos.

Pero ellos y todos quienes estaban dispuestos a estar presentes para iniciar la fiesta del nuevo sol y el Fuego Nuevo, llegaron, lo mismo que Alma y su hija quienes instalaron su casa de campaña, pero el frío y la plática de los ancianos las motivó a quedarse alrededor de la hoguera.

César Daniel González Madruga, diputado por la Asamblea Legislativa y representante en México del Consejo Internacional de Sabiduría Ancestral, dio la bienvenida a la Nueva Era con el deseo de que a partir de hoy haya un gran despertar de conciencias, de hermanamiento y, sobre todo, una enorme convergencia en el espíritu de cada uno para impulsar una vida en equilibrio.

Se abre un espacio de luz que la humanidad debe aprovechar para bien de todos; debemos estar unidos en torno a un fin e interés común y esta coyuntura que hoy vivimos es la puerta de entrada a un nuevo mundo… entremos a él con alegría y con nuestras mejores intenciones, aseguró Efrén Bautista Parra, representante wirarika.

“Es la oportunidad de todos nosotros y de la Madre Tierra; debemos devolverle los cuidados que ella nos ha proveído para, sin dejar atrás los avances tecnológicos que la era moderna nos reclama, estemos en balance con ella y el resto del universo”, expresó González Madruga, coorganizador del evento que cierra con una jornada nocturna en la Laguna de Alchichica, a 18 kilómetros de este sitio.

Anoche, la cantautora venezolana Leonor Fuguet y el músico mexicano Enrique Quezadas interpretaron la canción “De la mano de la vida”, donde unieron sus talentos para darle significado a éste día:

El cosmos nos dice que un tiempo termina / que llegó el momento de otro comenzar, / la Tierra nos grita que si no cambiamos / sus hijos e hijas pronto morirán. // Momento de un cruce en el que hay dos caminos, / momento en que tenemos que decidir / si protegemos la vida que aún nos queda / si la destruimos y hacemos morir. // Es tiempo de que despierte la conciencia, / de que florezca al fin la humanidad, / tiempo de que terminen las guerras, / de que vivamos en paz.
Coro 1: Demos las manos a la Tierra y demos las manos al Cosmos, / demos la mano a la vida retomando la unidad. / A las humanas y humanos, la montaña, el río, el árbol, / al águila y la serpiente retomando la hermandad. / En ello la vida está, allí la vida nos va. // Es tiempo de despertar yendo hacia adentro, / es tiempo de dejar el sueño exterior, / es tiempo de soltar las dudas y miedos, / es tiempo de dar y recibir amor.
El fuego sagrado alimenta el recuerdo / de lo que nuestros huesos conocen ya / y al círculo traen abuelas y abuelos / sabiduría ancestral. / Coro 1: Dualidades que se encuentran, viejas puertas que se cierran, / nuevas puertas que se abren, nuevos rumbos a crear / De la mano de la vida entonando esta canción, / cantando unidos y unidas en un solo corazón. / Yo soy otra y otro tú, tú eres otra y otro yo. Coro 2: 1) ¡Un solo corazón!, 2) ¡Unidad!, 3) ¡Conciencia!, 4) ¡Paz y amor!, 5) ¡In lak’ech!, 6) ¡Ometéotl!, 7) ¡Ajóoooo!, 8) ¡Ajáaaaa¡.

La mayor ciudad prehispánica
De acuerdo con los conocedores, Cantona es la mayor ciudad prehispánica descubierta hasta ahora, dado que existe evidencia documental de que actualmente sólo se ha excavado y descubierto entre el 1 y 2 por ciento de su tamaño.

Por ejemplo, hoy están a la vista sólo 5 de los 27 juegos de pelota encontrados hasta el momento, mientras que desde lo más alto de las pirámides se miran los promontorios donde existen vestigios de más pirámides. Incluso, se encuentra el juego de pelota más chico de Mesoamérica.

Además, está construido piedra sobre piedra sin ningún material que los uniera como estuco o argamasa, como se mira en la Pirámide de la Fertilidad o la del lado Oriente. Afirman los guías como Rosendo e Israel que los trabajos de obsidiana eran el fuerte de la gente de Cantona.

Fotos: Erasmo Calderón

 


pielcultura

Cartelera cultural, música, artes plásticas y mucho más

More Posts - Website


Te gusto el articulo? compartilo en:

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

¿Eres humano? Resuelve la siguiente operación. *